Colegio Nuevo Gimnasio y Best Buddies Colombia Capítulo de Voluntariado


Aguacero de voluntarios

La inclusión es un imaginario cultural que se debe ir construyendo paso a paso como sociedad, dichos pasos, son esos apoyos arquitectónicos, tecnológicos, legales y actitudinales, que de manera particular se ofrecen a cada individuo, en la discapacidad intelectual el principal apoyo es el otro, el otro padres, hermanos, profesores, terapeutas, vecinos, amigos, incluso los desconocidos, es decir todos los ciudadanos del mundo.

El modelo de educación inclusiva del colegio Nuevo Gimnasio es un testimonio perfecto que si es posible aprender todos juntos, la filosofía institucional capacita y apoya a los docentes de las diferentes áreas y en todos los niveles, y es maravilloso visitar cualquier salón de clases del colegio para evidenciar y festejar la inclusión.

Para la fundación Best Buddies Colombia ha sido bastante gratificante el desempeño del Capítulo desde el año 2014, las amistades, actividades e impactos generados con el grupo han demostrado la naturalidad con la que, voluntarias y amigas del alma, viven y comprenden la diferencia, han sido apoyos verdaderos y naturales que se traducen en amistades espontáneas y duraderas, pues la disposición y acompañamiento no se han detenido nunca, empezando por Rectoría y apoyados incansablemente por el grupo de profesionales de GAP, y un sinnúmero de docentes de la institución que creen, quieren y apoyan las iniciativas del voluntariado.

Sin embargo, un capítulo lo conforman amigas del alma y voluntarios, estos últimos son quienes en realidad hacen posible la inclusión, son ellos quienes se ponen la camiseta de ser multiplicadores del mensaje, y quienes nos permiten el crecimiento de los capítulos, es decir, entre más voluntarios ingresan, más amigos del alma lo pueden hacer. Para el año 2017 el equipo de profesionales que coordinamos el grupo hemos tenido que alistar paraguas pues se nos vino encima un “aguacero” de voluntarios que nunca imaginamos tener, gozamos entre los estudiantes de una popularidad increíble producto de la gestión de estos años, pero sobre todo, de la disposición y compromiso inagotable de los voluntarios.

Para ser precisos hoy en día contamos con más de 100 voluntarios, desde los más pequeños y hasta once grado, todos y todas dispuestos a compartir una amistad con alguno de los 30 amigos del alma, claramente se hizo necesario ajustar grupos por edades, realizar más actividades que nunca y solicitar apoyo de muchos más docentes y estar pensando en las actividades a futuro con un grupo tan grande, sin embargo, estamos convencidos y felices de tener tantos corazones involucrados y nunca les vamos a decir que no caben, de hecho, una reflexión increíble es ver como cuando la diferencia que nos caracteriza es celebrada y aceptada, la inclusión es sencillamente una consecuencia.

El Tractor Mágico

Finalmente la logística se ajustó con el gigantesco grupo de voluntarios, se hicieron tres grupos y decidimos empezar con los más pequeños y de la mano de la profesora Paula de sociales, que para este fin sería profesora de yoga estábamos dispuestos en el gran salón para dar inicio a la actividad. De entrada el número de voluntarios supera en casi el doble al de amigos de alma, sin embargo, en el grupo estamos todos, niños, niñas, profesores y funcionarios de Best Buddies Colombia que sin más reparo y sin tener en cuenta nuestras particularidades atendemos las instrucciones de la profesora, una de las primeras instrucciones es la de entonar una canción que es acompañada de una serie de señas, el final de la canción repite varias veces la palabra “libertad” y es acompañada de una efusiva apertura de brazos.

De aquí en adelante todo fue magia, aparecieron apoyos naturales y la inclusión empezó a brillar, el campo visual de la profesora Paula es nulo por su costado derecho y por ende la apertura de brazos de la palabra “libertad”, le propino a la nueva voluntaria un buen golpe en la cabeza, los que estábamos en frente de las dos, la profesora y la voluntaria, pasamos rápidamente de la risa inicial a esperar la reacción de la voluntaria cuando el final de la canción volviera a repetirse, pues la profesora nunca fue consiente del golpe. La canción avanza y cuando llega de nuevo la palabra “libertad” y con ella la apertura de brazos, la nueva voluntaria realiza el ajuste razonable perfecto, entiende la particularidad de la profesora y manteniendo la participación y concentración, realiza con majestuosa precisión una serie de movimientos evasivos: inclinaciones, agaches y corridas que logran esquivar todos los golpes que la profesora, de manera inconsciente, le envío. El ajuste, y por ende la inclusión de la voluntaria, quedó tan bien hecho que la profesora nunca lo noto, la actividad continuo y la magia siguió creciendo.

Las preocupaciones iniciales, como el número de voluntarios y amigas del alma, así como la participación y concentración del grupo de pequeños durante la actividad, quedo totalmente superada, la vocación docente de la profesora Paula, y la extraordinaria actividad, integraron de manera magistral nuestras particularidades, intereses y expectativas.

Estamos dispuesto a realizar el último ejercicio, la instrucción es hacer dos filas, una en frente de otra, el objetivo es el de hacer dos “cadenas humanas” quienes tomados de la cintura del compañero de adelante, tendrán que jalar con todas sus fuerzas para derribar al otro grupo. Todos estamos cumpliendo la instrucción cuando algunos nos damos cuenta, que por el campo visual que la profe no ve, se ubicó una compañera que requiere de un caminador para desplazarse, ella ya está en la fila cuando se da cuenta que no puede tomas de la cintura a la compañera de adelante, y así mismo, que si la compañera de atrás la tomas de la cintura no podrá hacer mucha fuerza….

…. Rápidamente como equipo encontramos lo que puede ser una solución, a la compañera de adelante se le ata a la cintura una cuerda que a su vez es atada del caminador, y a la compañera de atrás se le da la instrucción que en vez de tomar a la compañera de la cintura se debe agarrar del caminador, cuando las tres niñas están enteradas del ajuste se les dice al oído: “ustedes tres son un tractor y tienen la fuerza para hacer ganar a su equipo”, el resultado fue genial, el tractor funciono y en menos de tres segundos el otro equipo ya estaba en el piso.

El brillo en los ojos de la compañera dueña del tractor, nos permitió ver a algunos la felicidad que la embargaba, tal vez por primera vez en su corta vida, eso que siempre fue una herramienta indispensable para caminar, y de repente un obstáculo para muchas cosas, este día fue el ajuste razonable que mi grupo necesito para ganar, y de nuevo, gracias a la increíble humanidad de nuestras voluntarias y amigas del alma, los apoyos surgieron de forma natural, la diferencia fue indiferente, y por ende, la inclusión fue simplemente una consecuencia, que sigue manteniendo viva la esperanza de un mundo en el que todos cabemos y todos somos importantes.

#Noticias

2 vistas
IDD - logo vector-01.png
logmaj3.png
asopadres_cng.jpg