Consejos Red Papaz - Herramientas para conversar con nuestros hijos!


Herramientas para conversar con nuestros hijos sobre el riesgo de suicidio

Una de las preguntas frecuentes que tenemos padres, madres y cuidadores es cómo podemos proteger y promover la salud mental de nuestros hijos. En los últimos años, ha surgido una preocupación sobre el impacto que tienen problemáticas como la ansiedad, la depresión o el riesgo de suicidio en niñas, niños y adolescentes; sobre todo cuando, por el fácil acceso a las nuevas tecnologías, se ven enfrentados a contenidos (vídeos, imágenes, series, juegos, etc.) que los exponen a este tipo de problemáticas. De hecho, las cifras más recientes del Instituto Colombiano de Medicina Legal y de la Encuesta Nacional de Salud Mental muestran que en el país hay un aumento en el número de casos de menores de 18 años diagnosticados con este tipo de trastornos o que toman la decisión de quitarse la vida. Este boletín Aprendiendo a Ser PaPaz presenta algunas ideas específicas sobre cómo abordar conversaciones sobre estos temas y, específicamente hablar de suicidio con niñas, niños y adolescentes. Conversar, la herramienta más importante:

• Tengamos conversaciones francas y abiertas con nuestros hijos. Podemos preguntarles –de forma amable, compasiva y receptiva, pero directa- si tienen algún problema o preocupación, cómo se están sintiendo y cómo los podemos ayudar. Si bien, iniciar estas conversaciones puede ser retador, incómodo o atemorizante, estas son muy útiles para detectar si ellos están atravesando por un problema que los lleve a pensar en el suicidio. Antes de la conversación:

• No existe un momento o lugar específico para hablar sobre el suicidio. A veces, los momentos cotidianos pueden ser los más indicados. Sin embargo, es importante que el lugar que elijamos, nos permita estar atentos y sentirnos cómodos y tranquilos. • Incluso si no identificamos ningún signo de alerta en nuestros hijos, tener estas conversaciones nos permite recordarles que estamos disponibles para escuchar sus necesidades, abiertos a resolver sus dudas, a conversar sin emitir juicios y acompañarlos a encontrar soluciones. Durante la conversación:

• Si durante la conversación observamos alguna señal de alerta o un comportamiento inusual, podemos hacer preguntas como ¿cuéntame un poco más de lo que está pasando y de cómo te sientes? ¿Cómo te puedo ayudar? o ¿Quieres hablar con alguien más? También podemos iniciar la conversación con preguntas como: ¿Qué piensas sobre el suicidio?, ¿Es algo de lo que tú y tus amigos hablan?, ¿Alguna vez has pensado en esto? • Si notamos que tienen reacciones emocionales muy intensas cuando hablamos sobre este tema podemos preguntarles directamente: “Te noto muy triste y sin esperanza ¿Tú has pensando en quitarte la vida?”. Si la respuesta es “Sí”, evitemos decir cosas como “estás loco”, “qué dramático”, “estás exagerando”, “no te creo”, “no serías capaz”, “solo quieres llamar la atención”. En cambio, podemos decir: “entiendo por lo que estás pasando, y quiero que sepas que cuentas conmigo y te voy a ayudar”. En caso de que la respuesta sobre el deseo de quitarse la vida sea afirmativa es necesario contactar de inmediato a un psicólogo, psiquiatra o profesional de la salud que nos ayude a hacer una evaluación de la situación y que nos oriente sobre lo que debemos hacer. • Es válido admitir que para nosotros este es un tema difícil de hablar. Cuando les mostramos que nosotros también nos sentimos inquietos y nos cuesta conversar, les damos la posibilidad de expresarse con más sinceridad y tranquilidad. También es importante que les demostremos que realmente les estamos poniendo atención; podemos asentir con la cabeza o decirles: “entiendo cómo te sientes” cuando terminen de hablar. Después de la conversación:

• Los casos en los que nuestros hijos nos cuentan que han contemplado la idea de quitarse la vida requieren toda nuestra atención. Desde el primer momento es necesario que hagamos seguimiento con ayuda profesional y que mantengamos una comunicación activa para detectar señales de alerta. Nunca se debe descartar una amenaza de suicidio, ni considerarla como un melodrama o una exageración. • Como lo mencionamos, es necesario buscar el acompañamiento de un profesional de la salud inmediatamente para evaluar y manejar las crisis. Esto nos permite establecer una ruta adecuada de atención. • Por último, si nuestros hijos empiezan un proceso de acompañamiento con profesionales de la salud por riesgo de suicidio es fundamental: a) que les recordemos que estamos con ellos, b) que esto es un proceso, c) que esto toma tiempo y que d) como su familia somos su red de apoyo y los vamos a acompañar y a respaldar.

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
IDD - logo vector-01.png
logmaj3.png
asopadres_cng.jpg

mejores colegios 

bilingüismo

colegio bilingue

Calle 81 # 11 – 71 Bogotá - Colombia

Teléfono: 257 84 44 - 3016928113

Facturación y cartera: 3014334663

  • w-facebook
  • Twitter Clean