¿Es posible disciplinar sin castigo? - Red PaPaz


¿Es posible disciplinar sin castigo?

Madres, padres y cuidadores somos responsables del cuidado e integridad de nuestros hijos. La crianza trae consigo retos, preguntas y oportunidades de aprendizaje. La disciplina positiva es un método que facilita el proceso de crianza a través del acompañamiento basado en el respeto mutuo y el amor, que promueve pautas para que niñas, niños y adolescentes aprendan a través del ejemplo, rutinas y entendimiento mutuo en lugar de imposición. A continuación, compartimos 5 consejos sobre cómo podemos implementar estas herramientas: 1. Sin premios ni castigos Como forma de motivación, algunos padres, madres y cuidadores usan la estrategia de premios y castigos, en la cual se les da o se les quita algo a los niños con el fin de motivarlos a mejorar su comportamiento. Aunque parezca generar los resultados deseados, este método enseña a los niños que sólo deben hacer las cosas bien cuando hay un motivador o por miedo a ser reprendidos, por tanto, no aprenden cuáles son las implicaciones de sus actos. 2. Está bien decir no En ocasiones padres, madres y cuidadores no saben manejar las reacciones de sus hijos cuando se les dice que no, por lo que tienden a ceder en exceso con el fin de evitar el conflicto o a castigar. No obstante, para el desarrollo de los niños es importante que aprendan a recibir un “no” como respuesta. Los niños se van a molestar, es un hecho. Sin embargo, esta reacción les permite sentir frustración y sentimientos asociados, y así aprender a regularse en compañía de sus adultos de confianza. 3. Definir límites En el proceso de crianza hay aspectos que no se negocian: valores, principios y todo aquello que pueda vulnerar la integridad de los niños. Por esta razón, definir límites implica no sólo comunicarlos, sino conversar sobre las razones por las cuales se establecen y evitar los extremos. Un consejo práctico es ayudarles a crear rutinas adecuadas. Las rutinas ayudan a niñas, niños y adolescentes a saber qué esperar y a desarrollar autorregulación. 4. Tiempo fuera Es natural que vivamos situaciones que generen molestias y momentos de estrés. Por tanto, antes de decir o hacer algo basado en las emociones del momento, es importante tomarse un 'tiempo fuera' y dar un espacio para la calma y reflexionar acerca de cómo nos sentiríamos si reaccionamos de forma inadecuada. Luego debemos retomar la situación y corregir lo que se hizo mal. Este espacio puede también usarse con nuestros hijos, no como castigo sino como un espacio de reflexión cuando ellos estén molestos, decirles que se pueden dar un momento para calmarse evitando así comportamientos agresivos. Recuerde que nosotros enseñamos lo que somos y ellos aprenden a través del ejemplo. 5. La disciplina positiva también puede usarse con adolescentes Para padres, madres y cuidadores la etapa de la adolescencia puede generar muchos retos y dudas. Es importante entender las características propias de la adolescencia, y verla como un proceso de maduración en el cual se producen cambios hormonales y físicos. Por esto, los adolescentes en particular, necesitan acompañamiento, espacios de seguridad y de comunicación abierta, donde se sientan aceptados y sus dificultades sean validadas. Es importante que ellos sepan que pueden contar con sus padres y, aunque no les cuenten todo, que encuentren espacios de conversación en el que puedan ver todo el panorama de sus acciones. Lo invitamos a ampliar esta información en nuestro conversatorio virtual ¿Es posible disciplinar sin castigo? a cargo de Gigliola Núñez.

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
IDD - logo vector-01.png
logmaj3.png
asopadres_cng.jpg

mejores colegios 

bilingüismo

colegio bilingue

Calle 81 # 11 – 71 Bogotá - Colombia

Teléfono: 257 84 44 - 3016928113

Facturación y cartera: 3014334663

  • w-facebook
  • Twitter Clean